Alopecia femenina

La alopecia es algo que generalmente afecta y preocupa a los hombres, sin embargo, es una dolencia que también pueden sufrir las mujeres debido a diversas causas. Veamos cuáles son esas causas y los posibles tratamientos que se pueden llevar a cabo.

La primera pregunta que nos viene a la cabeza es, ¿qué es realmente la alopecia? Se trata de una dolencia que afecta al cabello, ya sea a su espesor o la cantidad total de pelos que tenemos en la cabeza.

La buena noticia para los casos en mujeres es que en un gran porcentaje se trata de algo reversible y por lo tanto tratable sin que sean demasiado notables sus efectos. Si se coge a tiempo, no tenemos por qué tener ningún tipo de problema estético, por lo que la primera reacción ante cualquier tipo de sospecha debe ser la de acudir a nuestro especialista para un examen detallado.

Existen numerosos tratamientos y una vez iniciado uno, el especialista lo puede variar, por lo tanto, es muy difícil que nuestro problema de alopecia quede sin solucionar, siempre que estemos en buenas manos.

¿Por qué pierdo pelo?

La siguiente pregunta es, ¿cómo ocurre el proceso de pérdida o disminución del grosor de mi cabello? La respuesta es debido a una respuesta inadecuada de los andrógenos o testosterona, que son los responsables directos de la creación de cabello nuevo.

Desajustes hormonales

Dentro de los folículos pilosos, es decir, de los poros que contienen el cabello, existen unos receptores de estas hormonas y si estas últimas son insuficientes o los receptores están dañados, se produce un desajuste que para el ciclo del cabello. Como consecuencia de este déficit hormonal, el cabello se vuelve más delgado y pequeño, pero al no existir daño en el folículo, la progresiva caída del cabello se puede parar.

Por lo tanto, al igual que ocurre con los hombres, las causas más comunes de la pérdida de cabello en las mujeres son los desajustes hormonales, que en nuestro caso, son incluso más frecuentes que en los varones. Estas variaciones hormonales de los andrógenos pueden producirse por situaciones como el hipo o hipertiroidismo (escasa o demasiada actividad de la glándula tiroidea), un embarazo, un tratamiento con píldoras anticonceptivas o incluso una respuesta autoinmune a alguna infección. La clave en estos casos, es averiguar qué factor está influyendo en nuestra pérdida de cabello y tratarlo correctamente. En un simple análisis de sangre puede estar la clave de nuestro éxito para combatir el problema.

Problemas psicológicos

Otras de las posibles causas son los problemas psicológicos o los trastornos psicosomáticos (enfermedades de causa psicológica). El stress o una excesiva tensión diaria pueden provocar variaciones en nuestro cuerpo tales como acné, trastornos en la menstruación y pérdida de cabello, además de dolencias más severas. Por lo tanto, si no encontramos una causa física para nuestra alopecia, debemos tener muy presentes estos factores. No obstante, debemos aclarar que estas causas son menos frecuentes y que los problemas de este tipo dependen del paciente.

¿Qué tratamientos existen para la alopecia femenina?

En lo referente a los tratamientos, existen diversas soluciones para la alopecia androgenética, siempre que exista una causa física para ella, es decir, no psicológica. Generalmente, estas terapias buscan reactivar el crecimiento del cabello en lugar de parar la caída.

Existen tres programas de tratamiento principales con medicamentos para los casos de alopecia femenina: los estimulantes de crecimiento de cabello, los tratamientos anti-andrógenos y los antiinflamatorios.

Las medicinas con elementos estimulantes del crecimiento desbloquean la causa que provoca la parada de crecimiento del cabello y hacen que el pelo vuelva a crecer por sus propios medios. No importa cuál sea la causa primaria del problema, ya que trata directamente el folículo y no la razón de la caída.

Los anti-andrógenos o los bloqueadores de andrógenos, por su parte, evitan que los andrógenos paren la creación de cabellos nuevos, por lo tanto, actúan para restringir la actuación de esta hormona sobre el cabello. Como todo tratamiento hormonal, puede tener efectos adversos como el aumento de peso, sin embargo, es una terapia muy eficaz para la alopecia femenina.

Los tratamientos antiinflamatorios se utilizan en combinación con los dos anteriores, para mejorar las condiciones previas a la medicación y doblar los resultados. Claman las posibles inflamaciones provocadas por los desajustes hormonales, por lo que hacen más eficaces nuestros intentos de parar la caída del cabello. Hay médicos que eligen una combinación de las tres medicinas, lo que mejora la acción de los fármacos y asegura una curación más rápida.

Si nos decidimos por no acudir al médico y, por el contrario, queremos pedir cita en una de las numerosas clínicas estéticas del mercado especializadas en este tema, estas cuentan con diversos tratamientos para la alopecia. Los más destacables son los reimplantes capilares y la reactivación del crecimiento capilar mediante técnicas como la mesoterapia capilar o los masajes localizados en las zonas de mayor pérdida.

En cualquier caso, debemos ponernos en manos de profesionales entendidos en el tema, ya que para nosotras el cabello es muy importante para verse bien frente al espejo y no sufrir complejos. Cualquier duda que te pueda surgir puede despejarla el médico, o puedes dejarla en los comentarios de este artículo.

Alopecia femenina
4 (80%) 1 vote
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Cabello

Etiquetas: , , ,
11 Abril 2012 Un Comentario

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
  • Tipos de alopecia y sus causas más frecuentes said:

    […] la alopecia androgénica es hereditaria y afecta principalmente los hombres, también existen casos femeninos. Se caracteriza por una progresiva miniaturización del cabello y en contraste con la forma […]

Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>