Cancelación de hipotecas: Papeleo necesario

Calculadora de la hipotecaAunque cada vez sean menos los afortunados que pueden saldar esa carga financiera, debemos seguir una serie de pasos legales y correr con ciertos gastos para cerrar correctamente la cancelación de nuestra hipoteca. Es posible que evitemos costes mayores si en vez de solicitar los servicios de una gestoría realizamos nosotros mismos los trámites.

A pesar de esto, hay que tener muy en cuenta que así como cada hipoteca es diferente, también lo es el importe total de cada cancelación. Ocurre usualmente que el consumidor medio desconozca el mecanismo de cancelación de una hipoteca. Tampoco se trata de algo difícil, consiste en dos pasos que en el caso de desconocerlos, no podremos asegurarnos de su cumplimiento.

Llaves al banco

Cancelación financiera y registral de la deuda

Por un lado tenemos la cancelación financiera. La misma trata básicamente de la amortización de los plazos pactados, es decir, el pago de la cantidad debida.

Cualquiera de nosotros podría pensar que con esta cancelación la hipoteca se da por finiquitada cuando esto no es así, ya que todavía queda la cancelación registral de la hipoteca, en muchos casos esta acción deviene en un puro trámite bancario pero que legalmente es algo indispensable para que sin ninguna duda se considere legalmente acabada una hipoteca.

Es importante que sepamos cuáles son los cuatro sitios a los cuales deberemos acudir y cuáles son los gastos que genera cada uno; Lo primero que debemos hacer es abonar a nuestra entidad acreedora la cantidad pendiente y la comisión por cancelación en caso de haberla fijado. Podemos consultar a cuánto asciende dicha comisión por cancelación en caso de haberla fijado. También podemos consultar a cuánto asciende dicha comisión en el contrato de la hipoteca o en las escrituras. Una vez que hayamos pagado todo, debemos solicitar al banco que expida el certificado de deuda cero.

Con ese certificado, la entidad pide cita en la Notaría para firmar la escritura pública de la cancelación del préstamo. Aunque no sea necesaria nuestra presencia, podemos acudir a cualquier notario, no hace falta que sea el mismo donde nos suscribimos a la hipoteca.

Después debemos darnos un paseo por Hacienda acudiendo a la delegación de la Comunidad Autónoma correspondiente para solicitar el formulario del impuesto de Actos Jurídicos Documentados. La cancelación de la hipoteca está sujeta a este impuesto, pero está exento de pago.

Con la copia del impuesto en la mano, los papeles del banco y la notaría, el último trámite es dirigirse hacia el Registro de la Propiedad para hacer efectiva la cancelación. En un plazo aproximado de 15 días, el registro nos avisará para pasar a retirar los documentos y liquidar la minuta.

En la actualidad la idea de recurrir a una hipoteca para conseguir activos es un recurso utilizado a menudo por muchas familias. Esta práctica generalizada entraña ciertos riesgos pero ante la necesidad son asumibles, ya que es una operación muy común. Lo principal a tener en cuenta a la hora de lanzarnos a pedir una hipoteca es saber que nuestros derechos están totalmente garantizados.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Hipotecas

Etiquetas: , ,
12 Febrero 2013 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>