Degustar la comida parisina

La cocina francesa es conocida y apreciada en todo el mundo. Sus afamados chefs realizan creaciones culinarias espectaculares y sus platos recorren todos los países del globo.

Como bien es sabido, los franceses consideran la cocina un arte y por lo tanto es un detalle fundamental en sus vidas cotidianas. Pero además, es una tradición ancestral, pues los primeros libros de recetas galos datan de la Edad Media y su criterio ha dirigido la norma culinaria internacional desde hace décadas.

Los tipos de cocina son innumerables, desde platos asequibles y abundantes, más tradicionales, hasta platos sofisticados con ingredientes exclusivos y complejas elaboraciones. Por no hablar de la Nouvelle Cuisine, toda una gama de creaciones que surgió en la década de los setenta como reacción a la pesada comida francesa y que hoy en día es el ejemplo más claro de la vanguardia gastronómica. Sus porciones pequeñas, la mezcla de sabores y la ingeniosa presentación de sus platos siempre son sorprendentes.

Cocina familiar

Pero no sólo es algo presente en los restaurantes caros o en los negocios, los franceses tienen unas costumbres muy arraigadas en lo referente a la comida. Por ejemplo, respetan mucho la comida en familia, siempre sacan tiempo para comer sosegadamente en la intimidad de sus hogares y disfrutar, a pesar del ritmo frenético de sus vidas.

En casa, además es costumbre repetir, incluso varias veces, del plato que más les haya gustado, aunque sin descuidar el resto, y siempre se felicita al anfitrión o al cocinero por las viandas. Su aprecio por la comida es tal, que no beben aperitivos que puedan estropear la degustación de los alimentos y eligen el tipo de vino que más vaya con lo que han preparado.

Especialidades francesas

En París, la ciudad del amor, de la luz y capital de la moda, es el lugar perfecto para conocer este tipo de tradiciones. Como no iba a ser menos, ya que la comida es casi un ritual para ellos, tienen unos horarios claramente establecidos para cada una de las que realizan al día.

Desayunos

Los parisinos suelen tomar un desayuno ligero hacia las siete de la mañana, el petit déjeuner, que suele seguir las pautas europeas, es decir no es tan copioso como los desayunos de los países de tradición anglófona.

París y el país entero, tienen fama por sus viennoiseries, la bollería de origen vienés y es durante esta comida en la que suelen disfrutar de ellos, acompañados de café o chocolate caliente. Especialmente sabrosos son sus croissants, los brioches y las napolitanas de chocolates, que antes estaban reservadas a los desayunos especiales. Es también habitual en el desayuno el pain et confiture, pan de baguete con mantequilla y mermeladas de sabores muy variados.

Comida/Almuerzo

Los parisinos, no pican nada entre comidas, por lo que el siguiente descanso para disfrutar de los placeres de la mesa es el déjeuner o almuerzo, en torno a la una del mediodía. Sus platos tienen un orden muy concreto, sobre todo si se trata de una reunión social.

En estas ocasiones, los anfitriones agasajan al invitado con un apéritif, consistente en una bebida, habitualmente alcohólica, como algún vino dulce de Oporto, licores a base de hierbas o algún cóctel como el kir (vino blanco y licor de arándanos), acompañadas de algo de comida, como canapés, encurtidos, embutidos o frutos secos.

En el almuerzo diario parisino, este aperitivo no se toma, por lo que comenzarían la comida directamente con el entrée o hors d’oeuvre, es decir el entrante o primer plato. Es un plato de carácter ligero, no como nuestros primeros platos, sino más bien cercanos a los antipasti italianos. Son típicos platos de crudités (verduras crudas) tomadas con salsas, patés, charcutería, aguacates o pomelos y las tartas saladas como las quiches, elaboradas con huevos, crema de leche, verduras o carnes y queso.

El siguiente plato es el principal, el plat principal o plat de résistance, momento en el que se disfruta de su platos de carne o pescado de diversos tipos y preparaciones o bien delicias a base de arroz o legumbres. Es en este momento en el que se puede comprobar el arte culinario parisino y sus especialidades.

Tras esta degustación y antes de los postres, se suele servir una selección de quesos variados de los que hay en cualquier casa francesa y que son delicias para el paladar. Como colofón, toman un postre que puede ser fruta, yogur o algún tipo de dulce o postre más elaborado, como tartas de queso o copas de frutas y confitura. Lo habitual es acabar la comida con un café, eso sí, sólo, nunca con leche y si se desea con algún licor digestivo como el coñac o los aguardientes de fruta.

Cena

Como ya hemos comentado, los parisinos no toman nada entre comidas y después de semejantes almuerzo, no es de extrañar que el siguiente paso sea la cena o dîner, aunque lo hacen algo más temprano que nosotros, hacia las ocho o las nueve de la noche.

En las cenas formales, los platos siguen el orden establecido en las comidas, aunque esta vez, los platos principales son ensaladas o sopas. No obstante, cuando la cena se realiza en la calidez del hogar, es muy habitual que tomen algo más ligero, con platos a base de embutidos y quesos y algún postre ligero después.

Comer fuera de casa

Fuera de casa, aunque también en los mismo horarios, los parisinos disfrutan de sus delicatessen en la gran variedad de restaurantes, cafeterías y crêperies de que disponen en la capital. No es posible describir en pocas líneas las delicias de los numerosísimos restaurantes de fama mundial presentes en la ciudad, por lo que es mejor ir a comprobarlo.

Por su parte, la tradicional comida rápida consiste en croissants rellenos, sándwiches, pastas y crêpes, ya que se han resistido a cualquier otro estilo, aunque es cierto que en una gran capital como París se puede encontrar de todo.

Merece la pena adentrarse en este mundo del arte culinario de la mano de los parisinos y no quedarnos en la mera contemplación de sus monumentos y sus tiendas de moda. Sus horarios y costumbres no son demasiado diferentes de los nuestros, por lo que nos será más fácil disfrutar con todos nuestros sentidos de sus especialidades.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Viajar a París

Etiquetas: , ,
11 Mayo 2012 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>