Consejos para cuidar la piel tras la exposición al sol

Efectos del solLa piel sufre ante el sol, la playa y el verano, aunque también lo hace ante el frio y la nieve pero de una manera menos notoria.

Los principales efectos del sol en la piel es la atrofia, la pérdida de elasticidad, de la tersura de la que presumíamos, sin olvidar la pigmentación, la calidad del colágeno y por su puesto la hidratación dando lugar a las arrugas.

Los lugares del cuerpo más expuestos a los agentes devastadores de los rayos uva y los radicales libres, son la cara (como los pómulos, la nariz, la barbilla y la frente) y el escote. Si bien la piel del cuerpo es algo más resistente, también se ve afectada ante estos agentes, sobre todo la parte superior de la espalda, la parte frontal de las piernas y de los brazos.

Si queremos evitar este envejecimiento producto de la exposición solar, debemos empezar por una buena hidratación con un consumo de agua de unos dos o tres litros diarios, además de intentar reponer el ácido hialurónico. Estas son dos técnicas que evitarán que tengamos brotes de acné y consigamos ir difuminando los signos del fotoenvejecimiento, sin olvidar aumentar el uso de lociones hidratantes de urea, además del famoso acido glicólico, ambos productos favorecen y mejoran la renovación de la piel o epidermis dañada.

La hidratación y regeneración de la piel

Como todos sabemos el cuerpo humano cuenta con una reserva de agua de casi el 70%, que en verano y con el calor esta baja considerablemente, siendo uno de los factores que se reflejan en nuestra piel , por lo que no solo debemos consumir mayor cantidad de agua y líquidos, sino evitar que se evaporen volviendo a deshidratarnos, una de las vías para contrarrestar la deshidratación sería un tratamiento a base de ceramidas, oligoelementos, ácido hialurónico, además de las vitaminas A, C y E que aumenta la elasticidad de la piel y revierten el daño que el sol ha provocado en nuestro cuerpo.

Existen tratamientos que renuevan y mejoran considerablemente nuestro aspecto como el peeling, la mesoterapia o el mesolaser. El peeling no es más que una exfoliación (eliminación de las células muertas de la piel) mediante acido láctico, es decir un alfa hidroxiácido muy suave, conjuntamente con la arginina, esta última además de ser un antiinflamatorio, normalizador y rehidratante, tiene la característica de activar el sistema inmunológico de nuestra epidermis. Tras este tratamiento de limpieza, la piel queda virgen para permitir y asimilar un tratamiento posterior de mesoterapia que le aporta antioxidantes, vitaminas, minerales, aminoácidos y los conocidos ácidos hialurónicos para alcanzar así el equilibrio de su piel.

Piel bajo sol

Los tratamientos de mesolaser consisten en la aplicación de un láser invisible, con una pequeña radiación de infrarrojos que rompe la cadena de la molécula de ácido hilaurónico en pequeñas partes, facilitando así que los activos entren en la piel mejorando su aspecto, además de nutrir, renovar y regenerar la piel de una forma considerable, y lo más importante eliminando de forma apreciable las arrugas, las manchas y las líneas de expresión. Lo más normal en pieles expuestas al sol es una sola sesión aunque si los efectos del sol han sido devastadores, puedes someterte a un tratamiento de dos a cuatros sesiones con un intervalo de cuatro días entre cada una de las sesiones, apreciando los resultados casi en el momento.

Es importante cuidar la piel, no solo por la estética, sino por la salud

Debemos tener cuidado con el sol, no solo por el daño que sus rayos uva y sus radicales libres nos producen, con el resultado de perjudicarnos la piel e incluso la salud, además por el conocido y dañino cáncer de piel, pero también el sol nos puede causar otros daños inofensivos a la salud pero que afean nuestra piel de manera considerable como por ejemplo los lentigos solares, que con el tiempo y la dejadez pueden transformarse en lesiones cutáneas mayores.

Los lentigos solares son manchas cutáneas o de la piel producto de la exposición al sol con un tamaño menor a un centímetro de diámetro y que los especialistas denominan dermatoheliosis. También pueden hacer acto de presencia no solo en la cara y cuello, sino en el resto de la piel, aunque es más difícil debido a la resistencia del resto de las zonas del cuerpo pero no es imposible. A este fenómeno epidérmico se le conoce como hipomelanosis y suele aparecer en los brazos y en las piernas, caracterizándose por ser una lesión en la que se aprecian unas manchas de tonalidad blanquecina.

Para evitar este problema pasa por usar cremas anti solares de alta protección antes de los 18 años, ya que los daños que sufra nuestra epidermis en esta época es el resultado de la futura salud de nuestra piel, siendo otra solución ante un mal cuidado de la piel, someterse a una despigmentación cutánea, con una base de hidroquinona, ácido retinóico o acido kojico y vitamina C, controlando la pigmentación y facilitando la renovación de la epidermis .

También podemos aconsejaros otros tratamientos para renovar la piel, como la luz pulsada, un tratamiento que consiste en difuminar las lesiones existentes de todo el cuerpo, pudiendo aplicarse no solo en el cuerpo sino también en el cutis. Otra posibilidad es la combinación de dos tratamientos cuando los especialistas lo aconsejen, debido principalmente a la intensidad de las manchas cutáneas, esta combinación suele contar como base con un peeling químico como el tricloracético, el acido glicólico, con retinoico y mandéleico en las proporciones adecuadas para cada tipo de manchas.

La piel es una parte fundamental de nuestro organismo, el aspecto que tenga nos mostrará nuestro aspecto interior, si se encuentra seca, deshidratada y escamosa, nuestro organismo también estará deshidratado y pobre, por lo que debemos no solo esforzarnos por sentirnos bien y sanos, hacer ejercicio, y tener una dieta equilibrada, sino también cuidarla con las cremas e hidratación que un especialista dermatólogo nos aconseje, dependiendo de nuestro tipo de piel, ya que no es lo mismo aplicarle una crema hidratante a una piel seca, que grasa o mixta, por lo que el primer paso que debemos dar a una cierta edad, es hacernos y un estudio de nuestra epidermis.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Dermatología

Etiquetas: cremas, envejecimiento, piel, sol, tratamientos
14 noviembre 2011 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>