Costumbres gastronómicas de Londres

Londres, al igual que todos los rincones de Reino Unido, se levanta muy temprano. Los horarios de esta multicultural y cosmopolita ciudad son completamente diferentes de los de España y además bastante rígidos. Bien es sabido que los ingleses son muy costumbristas y rígidos, tanto en sus horarios como en el resto de detalles de sus vidas.

Cuando un español visita este país, normalmente se sorprende y le cuesta asimilar algunos cambios, en especial en lo referente a las comidas.

El desayuno inglés

Como decíamos, Londres es madrugador. A primera hora de la mañana, los londinenses se levantan y toman un suculento y, sobre todo, generoso breakfast. Tal es la fama de estos desayunos, que en muchas partes del mundo se ha impuesto su costumbre y en numerosos hoteles europeos ofrecen la posibilidad de empezar el día con un amplio surtido de productos cuyos componentes se corresponden en gran medida con el desayuno típico inglés.

En esta primera comida diaria no pueden faltar elementos como los huevos revueltos con bacón, que allí se suele hornear y por tanto queda más crujiente, sabroso y menos grasiento; los zumos, de todos tipos, de naranja, pomelo, etc, pero especialmente de frutas del bosque, tan abundantes en todo Reino Unido; los cereales, en variedades muy variopintas como la pourridge, una mezcla de leche o agua con copos de avena; las tostadas, de pan de molde en cualquiera de sus maravillosas variedades posibles: pan integral, de cereales, de cebolla, de pasas, de frutas, de tomate y una largo etcétera, unidos a unas extraordinarias mantequillas, confituras y mermeladas, siendo muy típica las de naranja amarga; la bollería y las galletas, como los muffings o magdalenas grandes con chocolates o frutas diversas o sus especiales galletas de mantequilla o de avena; y por supuesto, el café o el té con leche, cuya gran variedad podemos encontrar en cualquier mercado o puesto de Londres y cuya calidad u origen puede ser tan diverso como excitante.

Una vez después del desayuno, están preparados para su vida cotidiana, ya sea el trabajo o los estudios u otras actividades diarias.

Un almuerzo ligero

Hacia las 12.00 o la 13.00, como es costumbre, un buen inglés toma el lunch, un almuerzo ligero y rápido, que permite continuar con las labores diarias sin perder mucho tiempo. Aunque el desayuno es algo diferente al que estamos acostumbrados, es aquí donde encontramos quizás más dificultades, ya que en nuestra cultura nos tomamos nuestro tiempo para comer, algo así como un ritual, seguida de una buena sobremesa y, si es posible, incluso una siesta. Sobre todo si se pretende estar una temporada en el país, es bueno acomodarse a los horarios, por aquello de “donde fueres haz lo que vieres”, y aunque en un principio resulta chocante, una vez en la rutina, nos podemos acostumbrar a todo. Si por el contrario, vamos de viaje pocos días no nos supondrá un gran cambio.

En este tipo de comidas ligeras, los londinenses suelen tomar un plato único y a menudo sin postre. Las grandes estrellas de los almuerzos ingleses son los sándwiches, que son de los más deliciosos y variado. El tipo de pan y los ingredientes los hacen un plato exquisito y ligero, aunque saciante. Los ingredientes más populares son el pollo, el cerdo, el atún, el bacon, la ternera, mezclados con hortalizas, salsas de varios tipos y acompañados de patatas, ensaladas u otros complementos.

Otro plato muy habitual son las ensaladas. Las hay de muy diversos tipos, pero además son muy completas y generosas en cantidad, ideales para comer rápido y bien. Además de las usuales hortalizas, se pueden encontrar ingredientes como pollo, quesos, jamón, pasta, etc., aliñados con riquísimas salsas y condimentos.

Otro de los elementos más populares son las baked potatoes o patatas asadas. Son enormes y habitualmente se sirven con mantequilla, pimienta y ensalada. Aparte de estos tres elementos esenciales, hay opciones como platos de pasta, carnes o pescados, pero siempre ligeros.

La hora del té

Tras el almuerzo, de nuevo están preparados para continuar con sus actividades habituales hasta la hora del té, que suele ser hacia las 17.00. No se trata de una simple taza de té con pastas, es algo así como un ritual, una ceremonia social. Es el momento del día en que charlan alrededor de la bebida caliente, en el que leen un libro o durante el que simplemente se relajan y disfrutan.

Poseen, como ya se dijimos antes, una enorme variedad de tés que suelen tomar con leche y acompañados de dulces como las deliciosas galletas de mantequilla o los scones, unos bollitos de mantequilla rellenos de mermelada que son de lo más original. Es un excelente comodín entre el ligero lunch y la copiosa dinner.

La comida más esperada: La cena

Una vez han disfrutado de la tarde y de un delicioso té caliente, muy agradable en el clima de la capital, pueden acabar sus quehaceres antes de regresar a casa para la gran comida del día, la dinner (cena). El día ya ha concluido y en la tranquilidad e intimidad del hogar, o bien fuera, en el restaurante, se trata de una comida relajada, distendida y especial. Es la comida que se comparte con los allegados, en la que se disfruta, en la que se resume la jornada y se comparten confidencias.

Antes de la cena, en muchos lugares se suele tomar un pequeño aperitivo acompañando a una copa de vino, una cerveza o cualquier otra bebida y se suele realizar en una estancia diferente de en la que se cena. En esta comida sí es frecuente tomar dos platos, o uno principal con acompañamiento y un postre.

Los platos típicos para esta hora del día son los asados, acompañados de verduras, purés y otras exquisitas especialidades. Pero además de lo típico de la cocina inglesa, cada vez es más frecuente encontrar en las casas y restaurantes londinenses, no sólo comida europea como la italiana o la francesa, sino comida internacional, como la americana, y exótica, como la china, la india o la tailandesa.

En resumidas cuentas, aunque nos resulten extraños en un principio sus rígidos horarios, no debemos dejar de disfrutar de sus especialidades culinarias y, ¿por qué no?, de experimentar las costumbres londinenses tal y como son en realidad.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Viajar a Londres

Etiquetas: , ,
21 Mayo 2012 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>