¿Qué crema solar debo usar? Consejos para evitar quemaduras

Tal y como está el cambio climático y la capa de ozono hoy en día, es completamente lícito que nos preocupemos por el sol, las quemaduras y sobre todo, por el cáncer de piel o melanoma.

En ocasiones, y aunque estamos bastante concienciados con el problema, no sabemos muy bien cuándo, cómo y cuál es el protector solar que debeos usar. Veamos una serie de recomendaciones sobre el tema.

Protección solar

Los dermatólogos recomiendan que todas las personas, independientemente de su tipo de piel, su edad o el tiempo al que vayan a estar expuestos al sol, utilicen un protector de amplio espectro, es decir, que proteja tanto de los rayos UVA como de los UVB.

El protector que usemos, debe ser además superior a un factor de protección 30, en cualquier caso y resistente al agua. De este modo, nos aseguramos una protección para nuestra piel, no sólo de las quemaduras solares, sino del envejecimiento prematuro y de lo que es más importante, del temible melanoma. Sin embargo, el protector solar por sí solo no asegura un bloqueo total, por lo que se sugiere no tomar el sol en determinadas horas del día y el uso de sombrero y gafas de sol siempre que sea posible.

Cantidad de crema y cada cuánto ponerla

Otra de las preguntas más frecuentes en este tema es la siguiente: ¿cuánta cantidad de crema debo utilizar y cada cuánto tiempo? Debemos usar la cantidad suficiente de protector para cubrir todas las zonas que no estén tapadas por ropa. Se considera la cantidad adecuada para cubrir todas las zonas relevantes de un cuerpo de medidas estándar el equivalente a una copa de vino pequeña, modificándola ligeramente en consonancia con nuestras proporciones corporales

Una vez que aplicamos el protector, debemos dejar secar durante quince minutos antes de salir al exterior. También deberemos usar un protector labial o una barra de labios que contenga protección para tomar el sol. Debemos volver a aplicar la crema después del baño o tras una sudoración intenta, en las proporciones que sugiera el bote de protector.

Rayos UVA y UVB

¿Y qué diferencia existe entre los rayos UVA y los rayos UVB. La luz solar se compone de dos tipos de luz nociva que llegan a la tierra: la luz A del sol (UVA) y la luz B del sol (UVB).

Una exposición demasiado prolongada a estas luces puede dar lugar a un melanoma y cada una tiene un efecto en este sentido: los rayos UVA también pueden producir efectos a muy temprana edad sobre nuestra epidermis, produciendo las arrugas faciales y los signos de edad, mientras que la luz UVB es la principal causa de las quemaduras solares. Por ello, no existe una manera segura de broncearse. Cada moreno estacional, daña nuestra epidermis y estos daños pueden acelerar el riesgo de sufrir cualquier tipo de melanoma.

Consejos de seguridad

Sin embargo, y como se ha mencionado con anterioridad, no es sólo el protector lo que ejerce de barrera contra el sol. Es especialmente peligroso tomar el sol entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde y hay estar en alerta extrema cerca del agua, en la nieve y la arena, ya que aumentan el efecto de la luz destructiva del sol, y por tanto elevan las probabilidades de sufrir quemaduras solares.

Cuando se va a tomar el sol, es conveniente tener los niveles correctos de vitamina D y de minerales, por lo que deberíamos vigilar nuestra dieta.

Si queremos usar un producto bronceador para acentuar nuestro moreno, deberemos combinarlo con el protector solar. Y lo más importante, ante cualquier sospecha de melanoma, como cambios en el color de la piel o cambios en la rugosidad, forma o color de lunares o pecas, debemos acudir a nuestro dermatólogo para que nos revise.

En caso de quemadura, ¿qué hacer?

Si todas estas precauciones no nos han servido y finalmente nos hemos quemado, ¿cómo debemos tratar la quemadura? Es esencial comenzar el tratamiento y curación de una quemadura solar tan pronto como sea posible. Además de evitar la exposición a los rayos UV durante más tiempo, los dermatólogos sugieren que el tratamiento se realice de la siguiente manera: en primer lugar, debemos enfriar la zona con baños templados para disminuir el calor; a continuación, lo más conveniente es una ducha completa, dejando que la epidermis tome agua para combatir la deshidratación cutánea; y por último, debemos aplicar una loción para seguir hidratando la piel. La hidrocortisona en crema que se puede comprar sin prescripción puede ayudar a calmar la irritación. Si la zona está muy inflamada o irritada, podemos tomar un antiinflamatorio oral, del tipo de la aspirina o el ibuprofeno. También es muy recomendable beber gran cantidad de agua, pues la quemadura atrae a todas las reservas de agua del cuerpo.

Si la quemadura es más grave, es decir, si hay ampollas y una grave inflamación, podemos estar sufriendo una quemadura de segundo grado, por lo que deberemos acudir a un especialista, pues pueden provocar cicatrices e infecciones de no ser bien tratadas.

¿Qué crema solar debo usar? Consejos para evitar quemaduras
Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Dermatología

Etiquetas: , , ,
22 mayo 2012 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>