Cuidados para el cabello y el cuero cabelludo

El cabello o pelo del cuero cabelludo, considerado desde siempre como un símbolo de seducción y de fuerza, tiene un papel para funcionar de protección de la cabeza y de la piel del cuero cabelludo, de las adversidades climatológicas, así como de los traumatismos.

El cabello está implantado en la piel que recubre el cráneo, a lo que llamamos cuero cabelludo, a través de una depresión de la epidermis. Tiene dos partes:

  • La parte visible o tallo, que está formado por tres capas concéntricas de células: la más externa, llamada cutícula y la central, córtex o corteza, que es la capa más gruesa que está formada por queratina para dar flexibilidad al cabello. También incluye la melanina, que es la responsable de la pigmentación del cabello.
  • La otra parte es la raíz o bulbo piloso, que es la parte que se implanta en el cuero cabelludo de forma oblicua a la superficie del mismo. La raíz constituye el folículo piloso. En su parte inferior está ubicada la papila, que recoge los vasos sanguíneos y los nervios de la dermis que da nutrición al pelo y sensibilidad. A los lados se encuentra la matriz, que es el lugar donde las células fabrican la queratina y la melanina que aporta el color al mismo. La matriz es muy resistente, de forma que si se arranca un pelo, éste crece otro lugar.

Cuidados generales del cuero cabelludo

Cabello ondulado

Un requisito importante para que el cabello se conserve es la higiene del mismo. A pesar de la creencia general de que lavar el pelo a menudo es malo no existe ninguna evidencia de que esto sea cierto. Sí se ha comprobado que no lavar el pelo con asiduidad es negativo debido a los depósitos excesivos de sebo, suciedad y restos de células muertas.

Se deben utilizar los productos que están especialmente diseñados para lavar el cabello y no cualquiera que este destinado a la higiene corporal. Los champús se elaboran para adaptarse a las exigencias de cada tipo de cabello.

Se recomienda no utilizar secadores demasiado cerca del pelo o a altas temperaturas y no realizar cepillados excesivamente fuertes o frecuentes, ya que el roce del cepillo daña la cutícula que es la barrera protectora del pelo. Evite el uso de sustancias cosméticas agresivas porque dañan la cutícula de manera importante. Seguir una dieta equilibrada ya que una alimentación inadecuada con carencias en vitaminas o minerales influye negativamente en la vida del cabello.

Aunque la creencia general dice que el corte o rasurado del pelo estimula el crecimiento ésta es una idea totalmente falsa. Igualmente falsa es la idea de que el cabello crece más si se corta en luna llena. Al contrario que las plantas, el tallo del cabello es una estructura totalmente muerta y la cadena de queratina que crece durante años, no tiene ninguna vida una vez que está en el exterior de la piel.

El tabaco es negativo para la salud del cabello porque hace que se contraigan los vasos sanguíneos y por lo tanto disminuye su nutrición. Es aconsejable preservar el cabello de las agresiones externas como el sol, la lluvia o el frío extremo. Por último, es recomendable consultar a un dermatólogo en casos de anomalías en el cabello como una caída importante, caspa o seborrea.

Tratamientos para los diferentes tipos de cuero cabelludo

Cuero cabelludo seco

De aspecto apagado, tacto áspero y falta de brillo. Este tipo de cuero cabelludo se hace difícil de peinar, es enredoso, frágil y quebradizo. Si tiene las puntas abiertas es un síntoma definitivo. Esto se debe a tratamientos cosméticos agresivos, contaminación ambiental, estrés, etc.

El tratamiento a aplicar son los productos reestructurantes con propiedades nutritivas y sustancias protectoras o ciertos acondicionadores específicos.

Cuero cabelludo graso

De aspecto engrasado sin cuerpo y opaco. Puede deberse a una dermatitis seborreica, a una alopecia androgenética o a problemas de caspa. Las causas son de origen genético o una mala alimentación, estrés o bien cosméticos irritantes.

El tratamiento es una correcta higiene para eliminar el exceso de sebo. Se recomiendan champús específico y un lavado frecuente sin masaje.

Cuero cabelludo sensible

Pelo ondulado

Muestra una picazón insistente del cuero cabelludo, irritación y una sequedad extrema. También puede presentar caspa seca. Quizás haya sido provocado por una reacción alérgica, una mala alimentación, carencia de vitaminas, nerviosismo, exceso de lavado o de agentes externos agresivos.

Es recomendable hidratar con sustancias refrescantes y calmantes para neutralizar el pH del cuero cabelludo. Los lavados deben hacerse suavemente y espaciados. Tratar con champús hipoalergénicos.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Cabello

Etiquetas: , , ,
9 Enero 2013 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>