Curiosidades sobre la hidroterapia

En la sociedad en la que vivimos, en la que el estrés y los problemas físicos están a la orden del día, una terapia muy extendida es la hidroterapia. Pero ¿es realmente una invención de la edad moderna? Si sientes curiosidad por saber más sobre la hidroterapia te desvelamos algunos de sus secretos e historia.

La hidroterapia o termalismo (debido a las aguas termales), anteriormente fue conocida con el nombre de hidropatía. Como ya sabrás, implica el uso del agua para alivio del dolor y el tratamiento de ciertas enfermedades. El propio término hace referencia a la cura con agua, pues hidro- viene del griego agua y terapia es sinónimo de tratamiento o cura y fue acuñado en primera instancia por médicos y especialistas del siglo XIX, aunque sus propiedades se conocían desde muchísimo antes.

Según la Asociación Internacional de Spa (ISPA), la hidroterapia ha sido un elemento básico en los balnearios europeos. Es el término genérico que se usa para referirse a las terapias de agua con chorros, masaje subacuático y baños minerales. Serían ejemplos de estos tratamientos la balneoterapia, el tratamiento con yodo-Grine, los tratamientos Kneipp, la manguera escocesa, la ducha suiza o la talasoterapia (agua de mar). También se pueden incluir la bañera de hidromasaje, los baños de contraste romanos caliente, los jacuzzi, los baños de agua fría y con aguas termales.

Estos tratamientos utilizan las propiedades físicas del agua, tales como la temperatura y la presión, con fines terapéuticos, para estimular la circulación sanguínea y tratar los síntomas de ciertas enfermedades.

Hidroterapia desde la antigüedad

Lo más curioso de todo, es que estas propiedades curativas del agua no son un invento moderno, ya que existen registros de las diversas formas de la hidroterapia en las antiguas civilizaciones egipcia, griega y romana. Parece que aquellos habitantes de la tierra se hubieran adelantado a su tiempo y hubieran inventado un alivio para nuestra frenética vida.

Numerosos historiadores no han hablado de que la realeza egipcia se bañaba con aceites esenciales y flores, mientras que los romanos tenían baños públicos para sus ciudadanos en los que se aplicaban estas terapias. Hipócrates prescribía el baño en agua de manantial para ciertos casos de enfermedades.

Otras culturas que destacan por su larga historia y sabiduría en hidroterapia son China y Japón, este último se centra principalmente en torno a las onsen o aguas termales japonesas y muchos de los registros en estas regiones nos hablan de experiencias previas a las termas romanas.

Posteriormente, se produjo un olvido de estos tratamientos durante la Edad Media, la hidroterapia fue redescubierta durante los siglos XVIII y XIX por expertos como J.S. Hahn, Philippe Pinel, Vicente Priessnitz y J.H. Rausse.

Renacimiento de la hidroterapia

Gracias a ellos, en el siglo XIX, se dio un renacimiento popular, seguido de la aplicación de la hidroterapia en el tratamiento de enfermedades hacia 1829, cuando Priessnitz trató a un campesino de Gräfenberg, entonces parte del Imperio Austríaco.

Este renacimiento fue perpetuado por un sacerdote bávaro, Sebastián Kneipp, un ferviente admirador capaz y entusiasta de Priessnitz, cuyo trabajo empezó donde el doctor lo dejó después de leer un tratado sobre la cura de agua fría.

En Wörishofen (sur de Alemania), Kneipp desarrolló la aplicación sistemática y controlada de la hidroterapia para el apoyo de un tratamiento que fue aplicado sólo por médicos entregó. El propio Kneipp escribió el libro “Mi Cura de Agua”, publicado en 1886 con muchas ediciones posteriores y traducidas a muchos idiomas.

Posteriormente a este relanzamiento de la hidroterapia se han dado muchísimos ejemplos a lo largo de la historia. Cabe mencionar, por lo curioso, que antes de la Segunda Guerra Mundial, la hidroterapia se utilizaba para tratar el alcoholismo, algo que se usa hoy en la actualidad en la medicina alternativa. Existe un ejemplo claro el texto básico de la comunidad de Alcohólicos Anónimos, en el que los informes del co-fundador Bill Wilson dicen que fue tratado con este método 1930.

Otro de los usos de la hidroterapia es la mejora de las enfermedades reumáticas, en la que goza de una larga historia. También continúa siendo muy utilizado para el tratamiento de quemaduras, a pesar de que la ducha a base de técnicas de hidroterapia ha ido desbancando a los métodos de inmersión completa, en parte por la facilidad de limpieza del equipo y la reducción de infecciones debido a la contaminación.

Curiosidades sobre la hidroterapia
Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Medicina General

Etiquetas: , , ,
14 mayo 2012 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>