Sudoración excesiva: ¿Se puede evitar?

El sudor es producido en las glándulas sudoríparas y, aunque no siempre produce mal olor, si se deja que se estabilice en la piel, las bacterias lo descomponen produciendo el tan indeseado tufillo.

Hay personas que esta “cualidad” física la tienen más acusada que otras, pero hoy en día la medicina y la cosmética nos brindan soluciones eficaces para disminuir (si no eliminar) la sudoración excesiva.

Glándulas sudoríparas

Cada ser humano tiene unos tres millones de las ya mencionadas glándulas sudoríparas repartidas por la totalidad del cuerpo. Éstas son las responsables de la existencia del sudor y las hay de dos tipos:

  • Las glándulas ecrinas, que segregan el sudor producido por cambios de temperatura y no está relacionado de manera total con la producción del mal olor, pero sí es verdad que favorece la reproducción de bacterias.
  • Las glándulas apocrinas que segregan el sudor causado por cambios hormonales y emocionales. Éstas son las principales responsables del mal olor y producen muchas bacterias.

¿Qué puedo hacer para evitar la sudoración excesiva?

Si tu sudor es normal, no tienes que preocuparte demasiado. Utilizando un desodorante común después de cada ducha es suficiente. Además el sudor produce la evacuación de toxinas (y eso es bueno para tu salud). De todos modos, es bueno beber bastante agua al día, ya que la sucesión de líquido garantiza un sudor ligero y sin olor.

Remedios médicos

En el caso que tu sudor en ocasiones resulte un problema y no se solvente con desodorantes normales, el método de erradicarlo es mediante los fármacos denominados antisudorales recetados por un dermatólogo (por ejemplo, perspirex). Estos medicamentos disminuyen la sudoración excesiva, pero no erradican la raíz del problema ya que su duración no es demasiado larga.

Por último si eres de los que tienen un sudor exagerado imposible de controlar, debes decantarte por la cirugía estética (tranquila, no vamos a meterte en el quirófano).

Mediante inyecciones de bótox en las axilas, palmas de las manos o plantas de los pies según el caso, se paraliza el efecto de los nervios que provocan el sudor de las glándulas ecrinas. El efecto dura aproximadamente seis meses y medio, después hay que volver a hacer el tratamiento.

Otra técnica es la iontoforesis que bloquea la proliferación de glándulas sudoríparas por medio de unos electrodos enchufados a una pequeño equipo de corriente de intensidad baja, el cual se compra en farmacias. Es un tratamiento para efectuarlo en casa y es especialmente efectivo en manos y pies.

Sudoración excesiva: ¿Se puede evitar?
Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Cirugía estética

Etiquetas: , ,
12 enero 2010 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>