La hiperpigmentación de la piel y el melasma (manchas oscuras en la piel)

Hace unos días escribimos un artículo donde os hablábamos de diversas soluciones para quitar las manchas de la cara. Debido a que ese artículo ha tenido un gran éxito, queremos ampliar dicha información en este post.

El melasma es una enfermedad muy común, pero no se sabe a ciencia cierta el número de personas afectadas en todo el mundo.

El principal síntoma del melasma es la hiperpigmentación de la piel. Se identifica por la aparición de manchas oscuras en la piel. Originadas por una concentración de gran cantidad de pigmentos (melanina) en las áreas afectadas y el aumento de células que contienen el pigmento (melanófagos). Las manchas oscuras aparecen particularmente en la cara, los pómulos, la nariz, los labios y la frente. No se conocen otros síntomas más que los relacionados con el factor estético.

Las causas del melasma

Afecta a más mujeres que hombres, y sus causas son desconocidas, pero hay algunas teorías sobre su aparición. En lo que casi todos los científicos coinciden en sus investigaciones es que el melasma se ve agravado por el sol, y tal vez se puede relacionar su aparición a personas que están bajo la influencia de determinados factores y se exponen al sol.

Los factores conocidos que pueden desencadenar hiperpigmentación de la piel incluyen la exposición solar, el embarazo, el uso de anticonceptivos orales, factores genéticos, algunos factores raciales (la enfermedad se reporta más en Oriente y América), el uso de ciertos cosméticos y ciertos medicamentos como los antiepilépticos, antinflamatorios no esteroideos, antipalúdicos, medicamentos quimioterapéuticos, la tetraciclina, y sustancias psicotrópicas. El melasma es más común de observarse en personas de piel morena.

El diagnóstico y el tratamiento del melasma

El tratamiento del melasma es un reto para los dermatólogos. Este tipo de manchas en la piel puede causado por los pigmentos localizados en la epidermis (capa superior de la piel), en la dermis (capa inferior a la epidermis), o por pigmentos situados en las dos capas de la piel, lo que se conoce como melasma mixto.

Para diferenciar el tipo de hiperpigmentación de la piel que se padece y su ubicación en las capas de la piel, se realiza un examen con un tipo especial de iluminación, llamada luz de Wood. Cuando el dermatólogo observa un color más pronunciado de la mancha demuestra que el pigmento es superficial, y si el pigmento es más profundo, entonces el color de la mancha es grisáceo o se atenúa. El diagnostico influye en el posible tratamiento y pronóstico de desarrollo de las manchas.

El tratamiento principal de la hiperpigmentación de la piel consiste en el uso de protectores solares de amplio espectro. Estos protectores deben ser usados correctamente, bajo la guía de un médico especialista o un dermatólogo. La orientación de un especialista es esencial para que los tratamientos sean eficaces. Hay que señalar el hecho que algunas personas utilizan blanqueadores o ácidos, incorrectamente, y pueden llegar a quemar la piel y empeorar la apariencia de las manchas. Debe quedar claro que incluso si el tratamiento tiene éxito, los protectores solares deben usarse siempre.

Para tratar de hacer desaparecer las manchas pueden utilizarse medicamentos tópicos. Los objetivos principales del tratamiento del melasma incluyen retrasar la proliferación de melanocitos (células que producen melanina), la inhibición de melanosomas (un corpúsculo intracelular que contiene el pigmento) y la degradación de los melanocitos.

El tratamiento de la hiperpigmentación de la piel se realiza con agentes tópicos tales como el ácido kójico, ácido láctico, hidroquinona, ácido retinoico y exfoliaciones químicas, asociadas con la protección solar.

Entre los medicamentos utilizados comúnmente, la hidroquinona es muy importante, ya sea sólo o en combinación con otros agentes tópicos. La hidroquinona inhibe la conversión de dopa (producto químico) que se encuentra en la melanina actuando sobre la enzima tirosina. Esto impide la formación de nuevas manchas inhibiendo la síntesis de pigmentos en los melanocitos.

La acción de la hidroquinona es lenta y puede ser necesario esperar algunas semanas o meses antes de ver sus efectos. El tratamiento siempre debe ser acompañado por un médico, ya que la hidroquinona no está exenta de efectos secundarios como hipopigmentación, el enrojecimiento e incluso un empeoramiento de la pigmentación (llamado hiperpigmentación post-inflamatoria). La hidroquinona se puede combinar con otros agentes aumentar su eficacia. Tradicionalmente, la combinación más utilizada es con tretinoína y ácido glicólico.

La hiperpigmentación de la piel es muy común y afecta a un gran número de personas. Para un diagnóstico correcto se debe consultar un dermatólogo. El especialista siempre debe guiar la aplicación del tratamiento. Muchos medicamentos no están exentos de efectos secundarios e incluso, pueden empeorar la condición actual de la enfermedad.

La hiperpigmentación de la piel y el melasma (manchas oscuras en la piel)
1 (20%) 1 vote
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Dermatología

Etiquetas: , ,
22 Junio 2012 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>