La impotencia masculina: Causas y síntomas de la disfunción eréctil

La impotencia es un problema que afecta a un gran número de hombres, mucho más en los tiempos en los que vivimos, cargados de nerviosismo, stress y agentes que pueden desencadenarla.

En muchas ocasiones se produce sin previo aviso y no se libran ni los hombres más viriles. Hagamos un repaso a esta problemática.

Signos y síntomas de la impotencia

Vamos a empezar por el principio, ¿cuáles son los signos o síntomas de la impotencia? Sufriremos de impotencia si las erecciones no son lo suficientemente firmes como para permitir la penetración, si a veces lo son y a veces no o si la erección no resiste durante todo el coito genital.

Si notamos alguno de estos síntomas, es el momento de reconocer nuestro problema y acudir a un especialista, ya que muy posiblemente tenga solución y alargar el inicio del tratamiento empeoraría las cosas.

Causas de la impotencia

Pero, ¿qué causa la impotencia? La impotencia no es por sí misma una enfermedad, sino una manifestación de algo más.

Hace tres décadas, cuando los hombres iban al médico para pedir ayuda sobre este tema, se les decía que no había tratamiento, que era cosa de la edad o que estaba todo en sus mentes. Gracias a los estudios sobre la materia, sabemos que lo generan cuatro causas principales: razones psicológicas, razones físicas, por una mezcla entre ambas, o por razones específicas del paciente que no responden a las anteriores. Alrededor del 85% de los casos se deben a razones orgánicas, algo más del 10% es totalmente emocional y el otro 5% es un misterio. La cifra del 85% tiene una variedad de aspectos reales con compromiso emocional.

Los problemas psicológicos que causan la impotencia son bastante difíciles de tratar, ya que a mayor presión psicológica por curarse y por no dar la talla, mayor es el problema. Además este problema se puede dar por causas tan mundanas como los problemas financieros, la presión laboral, situaciones irritantes o incluso el aburrimiento cotidiano, que ocurren sin que los podamos controlar en absoluto y en cualquier momento. Lo más importante en estos casos es el apoyo de la pareja y seguir una terapia psicológica adecuada a nuestro caso.

Presión arterial

En lo referente a las cuestiones físicas, existen varias causas y factores de riesgo, como por ejemplo la presión arterial, la respuesta del sistema nervioso o problemas hormonales. Por lo general, no se produce por una causa aislada, por lo que es necesaria una revisión exhaustiva.

Diabetes

Entre los factores más comunes, se encuentra la diabetes de tipo II, que provoca daños en los vasos sanguíneos y por lo tanto, una corriente sanguínea deficiente para la erección. Alrededor del 50% de todos los hombres se vuelven impotentes diabéticos después de 50 años de edad. Cualquier otra enfermedad que afecte a los vasos sanguíneos, como la aterosclerosis, puede causar impotencia por la misma razón.

Operaciones quirúrgicas

Una intervención quirúrgica en la pelvis también puede causar deficiencias en la erección. Si durante la operación se ha dañado alguna fibra, algún vaso o algún nervio, nuestras capacidades se pueden ver afectadas. Y obviamente, cualquier paciente cuya médula espinal resulte dañada sufrirá de impotencia, aunque con una terapia adecuada, pueden llegar a mantener relaciones sexuales satisfactorias.

Problemas endocrinos

Otra de las principales causas son los problemas endocrinos que desemboquen en una alteración de la actividad de la testosterona. Los andrógenos, o testosterona, son esenciales para una vida sexual saludables, sin embargo, los desniveles leves no tienen ningún efecto sobre la erección. Estos desajustes de andrógenos se pueden producir, por ejemplo, por el hipotiroidismo o por una generación excesiva de prolactina por parte de la glándula pituitaria.

Medicamentos

Otra causa posible es la ingesta de cierto medicamentos, tantos los recetados por los médicos como los que no lo son. Algunos ejemplos son los anti-andrógenos, los antidepresivos, los tranquilizantes o los sedantes.

Tabaco y alcohol

El abuso de ciertas sustancias también puede provocar cuadros de impotencias. Un consumo excesivo de alcohol, de drogas o incluso el tabaquismo en demasía, pueden producirnos problemas.

Otras enfermedades

La última de las causas más habituales de esta dolencia es la esclerosis múltiple, que debido a la afectación de los nervios, provoca fallos en las erecciones en el 25% de las situaciones. Existen otras muchas causas y muchísimos estudios al respecto, pero nos hemos centrado en las más frecuentes.

En última instancia, los que mejor nos conocemos y podemos sacar conclusiones a partir de nuestras experiencias somos nosotros mismos. Una vez que conocemos todos estos datos sobre la impotencia, podemos suponer las razones de nuestra disfunción eréctil, sin embargo, para conocer certeramente la razón exacta, debemos acudir al médico.

En lo referente a los tratamientos, todos ellos requieren la prescripción de un especialista y un exhaustivo control para conocer el origen del trastorno, ya que podría estar encubriendo algo grave, como accidentes cardiovasculares. Cuanto antes se trate el problema, antes podrá gozar de una actividad sexual plena y sana. Una vez descubierto, es el momento de hablar, olvidar los miedos y vergüenzas, buscar apoyo y ayuda médica lo antes posible.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Medicina General

Etiquetas: , ,
7 Mayo 2012 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>