La inseminación artificial

Cuando una pareja tiene problemas para llevar a cabo la concepción de un hijo, suele ser muy común que recurran a la Inseminación Artificial Conyugal, un tratamiento especializado cuyo objetivo principal es el de contribuir al encuentro entre los espermatozoides y el óvulo.

Como sabemos, por lo general durante una relación sexual entre un hombre y una mujer, los espermatozoides son depositados en el interior de la vagina para posteriormente iniciar su recorrido por todo el aparato reproductor femenino hasta llegar a las trompas y fecundar al óvulo.

¿Cómo se realiza una inseminación artificial?

Cuando por algún motivo esto no sucede así, se procede a realizar un tratamiento de inseminación artificial en donde los espermatozoides son depositados de forma directa en el útero de la mujer en lo que se conoce como inseminación intrauterina. Esto ofrece la ventaja de que al estar los espermatozoides más cerca de las trompas, se disminuye la distancia que recorren hasta el lugar en donde se lleva a cabo la fecundación.

Este tipo de tratamiento de inseminación artificial se recomienda en los casos en los que existan modificaciones en la calidad o en el número de espermatozoides producidos por el hombre.

También está indicado para cuando de igual manera existan alteraciones en el cuello uterino de la mujer que evite el libre paso a los espermatozoides hasta el interior de su aparato reproductor, además en aquellos casos en los que no se logre determinar una causa especifica que este provocando la infertilidad de uno de los dos lados.

Pasos para realizar una inseminación artificial

Es importante mencionar que antes de llevar a cabo un tratamiento de inseminación artificial, la pareja deberá firmar un consentimiento para llevar a cabo dicho procedimiento, además de someterse a un análisis con el objetivo de descartar, alguna enfermedad grave o contagiosa como la Hepatitis B, la Hepatitis C y el virus del SIDA, las mismas que pudieran poner en peligro la vida del posible hijo.

Sea cual sea la causa por la que no se pueda concebir, todos los tratamientos de fertilización incluyen un proceso estimulador de la ovulación con la finalidad de compraba que la mujer está produciendo óvulos. Este tratamiento de estimulación ovárica consta de varios aspectos que se tienen que considerar.

En primer lugar, los medicamentos prescritos deberán acondicionarse a cada mujer ya que cada una de ellas responde de manera diferente, por lo que en ocasiones cada ciclo de una misma mujer requerirá de distintas dosis. También se tiene que llevar a cabo un control de los ovarios a través de ecografías vaginales, así como análisis de sangre, con lo que se asegura que la dosis de medicamentos sea la adecuada.

Todos estos controles también permiten determinar o básicamente pronosticar, el momento de la ovulación que será el más indicado para conseguir una inseminación artificial positiva. En caso de que se llegue a presentar una ovulación múltiple, la inseminación artificial no se llevará a cabo.

Por su parte, una vez definido el día para realizar la inseminación, el hombre tendrá que obtener una muestra de su semen en base a las indicaciones que se le proporcionen en la clínica, para posteriormente en el laboratorio realizar la separación de los espermatozoides de mejor calidad y separarlos de los demás incubándolos para aumentar su capacidad de fecundación.

La inseminación artificial propiamente dicha ocurre cuando se deposita en el útero de la mujer esta muestra analizada del hombre previamente extraída y la cual contienen los espermatozoides más fuertes y de mejor calidad. De acuerdo con los controles realizados con anterioridad, la inseminación se efectuará únicamente una vez en el ciclo, ya que como mencionábamos es posible determinar el momento más indicado para la fertilización.

El procedimiento involucra la utilización de un delgado catéter de plástico que es completamente indoloro para la mujer y mediante el cual es posible acercarse hasta el óvulo e introducir los espermatozoides.

Casos de éxito

Para finalizar, es necesario que la pareja sea consciente de que el porcentaje de éxito en una inseminación artificial es de aproximadamente el 18%, en tanto que la mayoría de las clínicas que ofrecen este tipo de tratamientos, difícilmente realizan más de tres intentos de fertilización, esto es porque la mayoría de los embarazos que se consiguen mediante inseminación artificial se logran en los primeros intentos.

Una vez que se consiga el embarazo, este se desarrollará de igual manera que uno que haya sido concebido de forma natural.

La inseminación artificial
Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Embarazo

Etiquetas: , , ,
20 Marzo 2012 Un Comentario

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
  • Embarazo psicológico de la mujer: ¿Cómo afrontarlo? said:

    […] Hay mujeres que tardan muchísimo incluso en poder ovular y estos procesos de fármacos, inseminaciones y crear una fertilidad para la mujer son largos, pesados y difíciles de asimilar para la mujer, […]

Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>