Madres solteras: Un esfuerzo que tendrá su recompensa

Por norma general una familia siempre se ha visto desde la antigüedad como la imagen de “padre, madre e hijos”.

Pero en la actualidad se dan muchos casos al día de madres solteras, que por circunstancias o simplemente por rechazo del padre hacia sus hijos, sea por falta de inmadurez o simple rechazo emocional se han visto obligadas a brindarle a sus hijos la estabilidad emocional y el equilibrio solas, a este tipo de familia se le denomina “familia monoparental”.

Este tipo de familia requiere un esfuerzo sobrenatural de la madre frente a sus hijos, ya no solo a nivel económico, sino a nivel emocional, pero tiene una buena recompensa, el agradecimiento eterno de sus hijos por sacarlos adelante sola, la sonrisa diaria y todos los gestos que únicamente podrán disfrutar ellas. Es decir todos los logros realizados por sus hijos, son logros que han conseguido a través de sus esfuerzos, de su apoyo y de su lucha por mantener un equilibrio tanto emocional, como estable para que los niños de una familia mono parental no carezcan de ciertos sentimientos u emociones que pueden tener en una familia donde ronda la tradicionalidad de una familia conservadora.

Dificultades que pueden ser superadas

Es cierto que una familia mono parental encabezada por una madre y sus hijos tiene bastantes dificultades añadidas, sobretodo en ciertos países, donde el valor del trabajo de la mujer está peor remunerado y deben trabajar excesivas horas para sacar adelante su núcleo mono parental sin poder contar con una pareja como sería el caso de la “biparentalidad” situación en la que es más fácil amoldarse a los trabajos y donde por norma general entrarían más ingresos y la mujer iría más desahogada a nivel físico, emocional y psicológico.

Ser madre soltera se puede dar en distintos casos y por distintas circunstancias, es bien sabido que normalmente es habitual que en un embarazo precoz o adolescente termine desarrollándose un núcleo de familia mono parental, ya que en ese tipo de edades no existe la suficiente madurez como para afrontar una familia, pareja e hijos de forma natural, se crea bastante inestabilidad y desequilibrio y eso terminará con una separación de los padres del bebé o directamente el rechazo directo del padre al bebé en el momento de saber que va a serlo.

 

Hay situaciones mucho más complejas por las que se podría ser madre soltera, principalmente hablamos de una diferencia en las actitudes de la pareja y termina por desencadenarse en que cada uno se desvincule de ese camino, y por norma general sea la madre la que se quede con el bebé, hay veces que son las madres las que huyen de la situación, pero por norma general son las que pertenecen al lado del bebé contra viento y marea.

Una madre soltera, no solo lo es en el aspecto de madre, emocionalmente y psicológicamente también suele estar sola acarreando con todos los trances emocionales, psicológicos, económicos y sociales que se sitúan en su entorno.

La importancia del equilibrio emocional

Una madre que se encarga del cuidado de sus hijos sola tiene que mantener un equilibrio emocional para poder brindárselo al niño, pero trabajando, limpiando la casa, ayudándoles a hacer las tareas, haciendo cuentas de los gastos y además le queda la parte más importante darle todo el amor y cariño a sus hijos cuando realmente a lo mejor ellas están adentradas en un circulo giratorio de soledad, puesto que aunque los hijos son la maravilla de toda madre y se lucha por ellos sin cesar, cada madre soltera tendrá sus necesidades como mujer, como persona, como modo afectivo de pareja, etc…

Por lo tanto ella misma tiene que mantener un equilibrio y un estado emocional neutro para poder transmitírselo a sus hijos y que no se sientan desplazados o diferentes al resto de los niños con familias en las que se desencadena un vínculo tradicional en el que está la parte masculina y la femenina y entran en unión unidos.

Por tanto la labor de una madre soltera es una labor labrada, pensada y muy luchada, para que sus hijos no tengan ningún tipo de carencia exponiendo todo su cansancio, su lucha y sus quebraderos de cabeza, solo por ver la sonrisa de sus pequeños al lado suyo.

Si estás en una situación parecida, desde aquí te damos nuestro máximo apoyo. Quizás ahora te sientas desbordada y con mucho trabajo por delante, pero con el tiempo podrás comprobar que todos los esfuerzos que ahora realices se verán ampliamente recompensados cuando tu niño se haga más mayor, así que lucha por el y por vuestro bienestar, disfruta de tu hijo y sé feliz con él que es de lo que se trata.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Maternidad

Etiquetas: , ,
7 Enero 2013 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>