Bebe agua, no esperes a tener sed

Una de las reglas de oro del deporte, es el estar bien hidratado. De esto dependerá nuestro rendimiento. No debemos esperar a beber cuando tenemos sed, tenemos que beber cada cierto tiempo aunque no tengamos sed. Conseguir elevar nuestro rendimiento en alguna competición o finalizar un ejercicio con menor fatiga, dependerá también de si nos hidratamos bien durante la realización del mismo. Si nos esperamos a beber cuando tenemos sed, es posible que ya hayamos empezado a deshidratarnos y por mucho que bebamos, la sensación de sed no se irá.

Deshidratación por sudoración

El cuerpo, mediante la sudoración, contrarresta las alteraciones producidas por el calor en nuestro cuerpo. La sudoración consiste en la expulsión de agua y sales de nuestro organismo al exterior, para que se evapore sobre la piel, enfriándola, disminuyendo así la temperatura de nuestro cuerpo. Este proceso produce unas variaciones en nuestro cuerpo de sales que intenta regular a través de procesos osmóticos, es decir, pasando agua de una región de baja concentración de sales a otra con una mayor concentración.

El organismo roba agua al plasma sanguíneo, produciendo una sangre más concentrada de lo normal, produciéndose un aumento de la frecuencia cardiaca. Para reponer esta agua en la sangre, nuestro cuerpo absorbe el agua del líquido intersticial, que a su vez se obtiene de las células,  provocando como resultado una deshidratación en las células.

¿Cuándo aparece la sensación de sed?

Cuando el organismo detecta estas variaciones de volumen sanguíneo (llamada volemia), aparece la sensación de sed, y las hormonas reguladoras se alarman produciéndose la reabsorción de agua y sodio en el riñón.

En la realización del ejercicio físico, una aproximación del agua que perdemos es que cada 500 gramos de pérdida de peso hay 450 ml de agua perdida. Cuando realizamos ejercicio en situación de mucho calor, podemos eliminar de 1 a 2 litros de agua a la hora.

Cuando nos aparezca la sensación de sed, ¡ya es demasiado tarde! Hemos empezado a deshidratarnos, y aunque bebamos agua, suele ser menor cantidad que la necesaria para restaurar el balance hídrico. Por todo ello es importante tener siempre en la mente que debemos beber pequeños sorbos de agua a lo largo del día (aunque no hagamos deporte), ya que la aparición en si de la sensación de sed es una alarma que nos lanza nuestro cuerpo para decirnos que algo no va bien.

Bebe agua, no esperes a tener sed
Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Nutrición

Etiquetas: , ,
16 enero 2010 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>