Rayos UVA (primera parte)

Una de las actividades que más se ha visto incrementada durante los últimos años en relación con el aspecto físico de hombre y mujeres, es el bronceado artificial realizado a través de los denominados solárium.

Se trata de un procedimiento rápido, sencillo y relativamente económico, en el que las personas se someten a una exposición directa de rayos UVA con la finalidad de obtener un bronceado similar al que se obtendría de forma natural. Sin embargo, estas salas de bronceado pueden ser perjudiciales para la salud de la piel y del propio organismo, lo que ha llevado incluso a la Organización Mundial de la Salud, a alertar sobre que su uso puede derivar en un cáncer de piel.

¿Qué daños pueden ocasionar los rayos UVA?

Las personas que se someten al bronceado artificial mediante el uso de los solárium, deberán estar conscientes que estos aparatos utilizan los rayos ultravioleta, que el efecto que producen en la piel es similar al que produce las exposición solar, sin embargo, cuando se excede del tiempo es posible que se presenten quemaduras y arrugas, además de la radiación que permanece en la piel indefinidamente.

Por este motivo es necesario que quienes tengan la costumbre de broncearse de esta manera, se aseguren tomar todas las medidas preventivas que les permitan obtener los máximos beneficios de las máquinas de rayos UVA, en el entendido de que el tipo de piel de cada persona es diferente y en función de eso, algunos pueden utilizarlos y otros no.

¿Cómo funcionan las máquinas bronceadoras?

El funcionamiento de estas maquinas bronceadoras, se basa en la utilización de filtros que tienen como función la de eliminar los rayos ultravioleta del tipo B, considerados como los más dañinos para la piel humana, y únicamente dejan pasar los rayos ultravioleta del tipo A, que son los que se emplean para conseguir el bronceado artificial.

No obstante, los rayos ultravioleta del tipo A, aunque no son tan dañinos como los del tipo B, ciertamente tienen afectaciones sobre las fibras elásticas que componen la piel, desencadenando un envejecimiento con el paso del tiempo de la exposición a ellos, así como la aparición de lesiones que derivan en cáncer. De hecho, una investigación dada a conocer por The Lancet Oncology, revelaba que la posibilidad de desarrollar un cáncer de piel se incrementaba hasta en un 75%, cuando personas menores de 30 años, se sometían al bronceado artificial con rayos UVA.

Precauciones que debemos tomar

Es indispensable entonces que la persona que utilice las salas de bronceado, comprueben que estas se encuentren funcionando adecuadamente, además de que en el lugar donde se ofrezca este servicio se explique su funcionamiento, el tiempo recomendado para la exposición, así como los posibles riesgos que conlleva utilizarlo, y más importante aún, que el tipo de piel de la persona permita tomar el bronceado.

Personas excluídas

En este sentido y de acuerdo con lo estipulado en la normativa para el sol de la Unión Europea, las personas cuyo tipo de piel sea demasiado clara y sin pigmentación, no deberán de utilizar las salas de bronceado con rayos ultravioletas, esto es para personas con tipo de piel 1 o 2.

De igual forma quedaran excluidos también, los menores de 18 años, así como aquellas personas que en su piel presenten lunares u otro tipo de manchas, las mujeres embarazadas, y por supuesto quienes ya hayan padecido algún tipo de cáncer, o cuando vayan a utilizar las salas de bronceado, lo hagan con maquillaje en la cara, ya que esto suele agravar más los efectos de los rayos ultravioleta sobre la piel. Todo esto deberá ser considerado por quienes les gusta broncearse con mucha regularidad, teniendo siempre presente que la luz solar, ya sea que se trate de luz natural o luz ultravioleta artificial, necesariamente requerirá ser consientes y responsables con su uso.

Posibles efectos secundarios estéticos

Recordemos que tal como sucede con el consumo del alcohol o del tabaco, que después de un uso prolongado durante mucho tiempo, las repercusiones se comienzan a presentar a través de arrugas, decoloración y daños extremos en la piel, una exposición durante largos periodos de tiempo al sol o a los rayos UVA, terminan por ocasionar afectaciones que en la mayoría de los casos son irreversibles, y que muy probablemente podrían evitarse de tomar las medidas de precaución y ser responsables con el uso de este tipo de aparatos.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Dermatología

Etiquetas: , , ,
18 Mayo 2012 2 Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
  • Bitacoras.com said:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Una de las actividades que más se ha visto incrementada durante los últimos años en relación con el aspecto físico de hombre y mujeres, es el bronceado artificial realizado a través de los denominados solárium. Se trat……

  • Rayos UVA (segunda parte) said:

    […] UVA (segunda parte) Hace unos días escribíamos la primera parte de este artículo sobre los rayos UVA. Hoy vamos a ampliar más la información si quieres pasarte por uno de esos centros de bronceado […]

Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>