Rayos UVA (segunda parte)

Hace unos días escribíamos la primera parte de este artículo sobre los rayos UVA. Hoy vamos a ampliar más la información si quieres pasarte por uno de esos centros de bronceado para que sea lo más seguro posible para ti.

A pesar de que la mayoría de las veces el bronceado artificial, así como la exposición por largos periodos de tiempo a la luz solar, puede ocasionar problemas en la piel, utilizados de manera responsable, las salas de bronceando o solárium pueden ofrecer un beneficio.

La luz solar contribuye a la producción de la vitamina D, siempre y cuando se utilice, como decíamos de manera adecuada, ya que básicamente todas las dificultades y los riesgos que se tienen por los rayos UVA, están en función de la exposición por mucho tiempo y de forma irresponsable.

Haciendo un buen uso de ellas, las salas de bronceado o maquinas de rayos UVA, ofrecen beneficios importantes relacionados con tratamientos dermatológicos, así como en otros aspectos de la salud humana.

Beneficios de los rayos UVA

Una exposición controlada y dentro de los límites permisibles de rayos UVA, les permite a las personas fortalecer los músculos y huesos de su cuerpo, contribuyendo en la prevención de la osteoporosis.

Igualmente refuerza el sistema inmunológico, además de que mejora considerablemente el estado anímico de las personas, al tiempo que se considera indispensable, pues la luz solar incentivan la producción de esta vitamina D, la que a su vez favorece el metabolismo del calcio.

En el caso de que se recurra a la exposición de los rayos UVA a través de las salas de bronceado, aquí también se pueden conseguir beneficios, tales como la obtención de un bronceado rápido y cómodo, el acondicionamiento de la piel para evitar las quemaduras solares, así como una alternativa para el control del acné.

Consejos si vas a utilizar estas cabinas bronceadoras

Además de esto, es recomendable que las personas que asistan a clínicas o centros de bronceado, corroboren que las cremas que se ofrecen en esos lugares para aumentar y prolongar el aspecto del bronceado, no sean dañinas para su tipo de piel, teniendo presente también, que para broncearse de este modo será necesario no utilizar maquillaje ni otro tipo de cosméticos sobre la piel. De igual forma, se aconseja encarecidamente no exceder el tiempo límite recomendado para cada sesión de bronceado, las cuales no deberán de superar las 20 o 30 sesiones por año, al tiempo que también se deberá de tener un descanso entre sesión de al menos dos días. De preferencias, se recomienda el uso de algunos productos con propiedades hidratantes, para prolongar por más tiempo el aspecto de bronceado y que con su uso se previene la resequedad y la pérdida de color.

De acuerdo con los especialistas, en la exposición a los rayos UVA, es obligatorio utilizar gafas protectoras con la finalidad de prevenir afectaciones en los ojos, además de no excederse de 10 minutos en cada sesión y de preferencia que no se tomen más de dos meses seguidos, y teniendo un receso igualmente de dos meses.

Con todo esto, también surge una opción que se considera como un tratamiento sin riesgo y que permite también obtener un bronceado artificial, nos referimos a los autobronceadores, los cuales en muy pocos horas y sin tener una exposición prolongada a los rayos UVA.

Se aconseja que antes de emplear los autobronceadores, se realiza un tratamiento de exfoliación para la piel, con lo que se tendrá un color más uniforme. Una vez que se lleva a cabo la aplicación con los autobronceadores, se deberán de lavar perfectamente las manos para que estas no adquieran el color del bronceado. Una de las ventajas principales de este método de bronceado, es que permite su utilización en personas que tienen la piel muy sensible.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud, ha mencionado que la utilización de las camas y lámparas solares, anteriormente estaba clasificado dentro de un grupo denominado como 2ª, definido como probablemente cancerígeno para los humanos, sin embargo en la actualidad, esta misma organización ha reclasificado su uso, colocándolo en el grupo 1, por lo que las salas bronceadoras que utilizan los rayos UVA ya son consideradas con potencial cancerígeno para los humanos.

Anteriormente, los científicos habían definido que la mutación genética que era provocada por los rayos solares UV, se atribuía a la radiación ultravioleta del tipo B. A pesar de esto, pruebas en ratones con rayos UVA, concluyeron son cancerígenos para los humanos. Por todo esto, las personas deberán hacer un uso responsable de las salas de bronceado, teniendo siempre presente los posibles efectos y riesgos de su uso.

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Dermatología

Etiquetas: , , ,
20 Mayo 2012 Sin Comentarios

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>