Rehabilitación para el esguince cervical

La mayoría de las personas padecen a lo largo de su vida algún tipo de lesión cervical; entre las más más frecuentes por su incidencia destacamos la tortícolis y el esguince o latigazo cervical.

La tortícolis es la presencia de dolor al mover el cuello y generalmente va acompañada de dificultad o incapacidad para girar o mover la cabeza. La tortícolis no es una dolencia grave, se trata de una irritación de los nervios cervicales que puede estar producida por una mala posición mientras dormimos, un movimiento brusco e incluso como consecuencia de una infección.

Sin embargo, el esguince o latigazo cervical es una lesión más compleja de tratar y muy dolorosa, que suele presentarse como consecuencia de un fuerte impacto, por ello es una de las secuelas más frecuentes en conductores que han tenido un accidente de tráfico en el que se ha producido una colisión por alcance. Algunas otras causas por las que puede producirse un esguince cervical es la práctica de determinados deportes o en las diversas actividades de los parques de atracciones.

¿Cómo se produce un latigazo o esguince cervical?

El esguince cervical se produce a causa de un fuerte impacto, tal y como hemos comentado anteriormente, en el que se produce un repentino movimiento de la cabeza hacia atrás (hiperextensión), hacia delante (hiperflexión) o ambos movimientos. Como consecuencia de este brusco y rápido movimiento se produce una lesión en los músculos, las articulaciones y los ligamentos del cuello, que no tienen tiempo de realizar su función protectora para la que están preparados.

Algunos estudios indican que las mujeres son potencialmente más propensas que los hombres a sufrir este tipo de lesión, debido a su menor musculatura cervical y a la posición que adoptan durante la conducción

¿Cuáles son los síntomas que produce el esguince cervical?

Los síntomas que provoca el esguince cervical son los siguientes:

  • Dolor intenso en el cuello.
  • Contractura y tensión en los músculos de la zona.
  • Inflamación severa.
  • Molestias y dolores en los brazos, la espalda o los hombros debido a la compresión de los nervios.
  • Insomnio e irritabilidad.
  • Zumbidos en los oídos o sordera.
  • Dolor de cabeza.
  • Trastornos en la visión.

Tratamiento, rehabilitación y prevención del esguince cervical

Tratamiento

El tratamiento más adecuado para disminuir el dolor y la inflamación serán los fármacos anti-inflamatorios. Éstos pueden ser suministrados bien, por vía oral o en forma de pomadas, cremas o geles para aplicar sobre la piel de la zona afectada.

Debes aplicar paños empapados en agua caliente o tibia en la zona del cuello para desinflamar y calmar el dolor.

Además se deberá mantener reposo absoluto durante unas semanas, el dolor y las molestias desaparecerán completamente durante un período de tiempo comprendido entre 1 y 3 meses.

Rehabilitación

También tendrá que someterse a un tratamiento de fisioterapia, para fortalecer los músculos que se encuentran alrededor del cuello y del hombro.

Es importante la realización de ejercicios de rehabilitación durante 15 días, estos ejercicios serán recomendados y pautados por el médico especialista en la materia. Para recuperarse más rápida y correctamente necesitará realizarse dos veces por semana una sesión de masajes en la zona afectada; los masajes ayudarán a mejorar la contractura de los músculos, aliviar el dolor y sentirse más relajado.

En los casos más graves se debe utilizar un collarín blando, para mantener una postura correcta de la zona cervical.

Prevención del esguince cervical

Uno de las medidas más eficaces de cara a la prevención de este tipo de lesiones cuando se producen como consecuencia de accidentes de tráfico, es la correcta regulación del apoyacabezas de nuestro vehículo, que deberá estar colocado en la posición adecuada según la estatura del conducto, inclinado hacia delante y a la altura límite del cráneo. Además se deberá utilizar siempre el cinturón de seguridad, no conducir demasiado rápido y tomar las precauciones necesarias para evitar accidentes.

Otra pauta de vital importancia que podemos llevar a cabo es la realización de ejercicios específicos que nos ayuden a fortalecer los tejidos blandos del cuello. El ejercicio no impedirá la lesión, pero ayudará a que sea menos susceptible ante un fuerte impacto.

Foto: Flickr

Califica este artículo
Si te gustó este artículo te animamos a que lo compartas en tu Facebook, Twitter o Google +1 para que llegue a más personas. También te recomendamos que dejes un comentario si tienes alguna duda.

Lee más sobre: Traumatología

Etiquetas: esguince, prevención, rehabilitación, tratamiento
31 mayo 2011 Un Comentario

¿Quieres más?

  • Puedes echar un vistazo a nuestro listado de clínicas estéticas para encontrar el tratamiento adecuado para ti.
  • Mareos y vértigos por problemas cervicales said:

    [...] Los músculos cervicales pueden estar resentidos por algún tipo de problema, como por ejemplo un accidente de coche con el que se ha causado un esguince. [...]

Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>